Indicadores de la gestión empresarial (II)

 publicidad

15.10.04.   

VALORES RECOMENDADOS

Como continuación a nuestro anterior trabajo sobre este tema, en esta misma web y fecha 15.10.04, ampliamos ahora su contenido con una aproximación personal y estimativa de los valores más favorables de los indicadores allí mencionados.

Previamente, debemos de advertir que siempre será relativo y  bastante subjetivo el considerar determinados valores o escala de valores, para ratios e indicadores de gestión empresarial, como los más favorables. Siempre se podrá alegar que, dadas las circunstancias de una empresa o la coyuntura económica de su entorno, esos valores podrían o deberían de ser otros diferentes.

Como quiera que sea y fruto de nuestra experiencia profesional de bastantes años, así como del examen y observación, en nuestro trabajo como auditores y consultores de empresas, de infinidad de balances y todo tipo de información económico- financiera de aquellas, exponemos aquí nuestro parecer sobre esta materia.

 

Nos remitimos en la definición de los diferentes indicadores de gestión a los expuestos en el anterior trabajo “Indicadores de gestión empresarial (I)”. Indicamos, igualmente, que los valores que damos son de carácter general y para empresas en situación de actividad normal, que podemos considerar como “medias”.

INDICADOR                                          VALORES MAS FAVORABLES                            NOTA

Ratio de liquidez inmediata                                                                                    8         

 

Ratio de solvencia                                  1,5   a   2,0

 

Ratio de tesorería                                   0,2   a   0,3                                           1                                 

Ratio de liquidez                                     1,0   a   1,2

 

Ratio de autonomía financiera                   0,7   a   1,5

 

Ratio de endeudamiento                           0,75  a  1,5

 

Ratio de endeudamiento a LP                      0,5   a   1                                              2

 

Ratio de endeudamiento a CP                     0    a   0,5                                              2

 

Ratio de garantía                                    > 1                              

 

Cobertura de gastos financieros               > 1,2                                                      3

           

Cobertura de Inmovilizado con FP               1

 

Cobertura de Inmovilizado con Rptes          1,5   a  2,0

 

Capacidad de autofinanciación                 Lo más alta posible                                 7

 

Rotación del activo                                Lo más alto posible

 

Rotación de existencias                          Lo más alto posible

 

Plazo medio de cobro de clientes             Lo más bajo posible                             4

 

Plazo medio de pago a proveedores         Lo más alto posible

 

Rentabilidad económica                        La más alto posible

 

Rentabilidad financiera                         > Otras posibilidades de beneficio
                                        
                  por inversiones financieras                    5

Rentabilidad sobre ventas                    Lo más alto posible

 

Apalancamiento financiero                    > 1

 

Rentabilidad total                               Lo más alta posible                                 6

 

NOTAS:

 

1)            Este ratio va muy ligado a las previsiones de tesorería. En una empresa bien gestionada es indispensable confeccionar presupuestos de ingresos, gastos e inversiones previstas, sus fuentes de financiación y unas hojas o cuadros de previsión de cobros y pagos en el corto plazo. Con esta información se podrá determinar mejor el valor óptimo del ratio analizado.

 

2)            El endeudamiento, por lo general, es preferible que sea a LP y no a CP. Ahora bien, esto está influido por los tipos de interés que se consigan, los plazos, las garantías necesarias, las posibilidades financieras de la empresa, la rentabilidad de la inversiones que vayan a financiar y otras diversas variables. En cada caso habrá de considerarse la mejor posición posible del endeudamiento de la empresa. Pero, en general, no es mala solución un reparto entre el endeudamiento a LP y a CP, pero manteniendo la idea de mejor hacia el LP.

 

3)            Lo preferible será el valor más alto posible, ya que así se cubren más los gastos financieros. Pero cómo mínimo debiera superarse el valor señalado.

 

4)            El  ratio de plazo medio de cobro y el de plazo medio de pago deben de alcanzar valores, el más bajo y el más alto posible. Con ello se mejora la financiación de la empresa que se apoyará en el cobro rápido a clientes y distanciado a proveedores. Un cobro medio, por ejemplo, próximo a 30 dias y un plazo medio de pago próximo a 90 dias, sería, salvo que ello conlleve costes adicionales financieros, una buena gestión. Pero esto es solo un ejemplo. Cualquier diferencia favorable a las finanzas de la empresa será válida.

 

5)            Es evidente que la rentabilidad financiera o rentabilidad de los capitales invertidos por los accionistas o partícipes de la empresa, ha de igualar, al menos, las otras expectativas que el mercado de capitales u otras posibilidades de inversión puedan estar ofreciendo, en cada momento, a aquellos. Está sujeto, por tanto, este valor a los tipos de interés alcanzable en inversiones financieras o a las tasas de beneficios que se puedan obtener en inversiones, como podría ser el caso de inversiones inmobiliarias o en el capital de empresa de otros sectores.

 

6)            Se puede descomponer en las tres fracciones de su fórmula que, a su vez, constituyen tres ratios independientes. Así, la rentabilidad financiera es:

 

Rentabilidad financiera = Rentabilidad ventas * Rotación  del Activo * Apalancamiento

  

Los diferentes valores de estas tres ratios pueden combinarse de diferente  modo, pero siempre será mejor obtener la más alta rentabilidad total posible.

 

7)            Ha de tenerse en cuenta que la suma de los beneficios netos obtenidos por la empresa y las dotaciones a la amortización del Inmovilizado, constituyen el flujo que ha de repartirse, normalmente, entre dividendos a los socios y autofinanciación. En la medida que se destine mayor importe a los dividendos se estará disminuyendo la autofinanciación y viceversa. De ahí la relatividad de  nuestra expresión “lo más alta posible”.  Lo indicamos así desde el punto de vista de la empresa y no de los socios, Es obvio que para  éstos, lo ideal sería obtener los dividendos más altos posibles, pero esto choca con las necesidades de autofinanciación de la empresa y con los aspectos fiscales consiguientes.

 

8)            Este es un ratio que ha variado bastante a lo largo de los años en su importancia y en sus valores más recomendables.  En la medida que la empresa tenga elementos del “disponible”,  tales como tesorería, inversiones financieras temporales, clientes e incluso otros deudores, cuyos saldos del activo de la empresa se puedan transformar, con cierta rapidez, en efectivo o liquidez, se haría innecesario tener fondos líquidos inactivos. En otras épocas ha sido más necesario que en la actualidad el mantener fondos en caja o en cuentas bancarias a la vista, con el fin de afrontar pagos derivados de deudas a corto plazo, de eso que llamamos el exigible a corto plazo. En la actualidad es más fácil, por lo general, convertir determinados “activos disponibles” en tesorería con relativa rapidez. También lo es la “cultura” en la gestión de “pelear” con los acreedores y lograr acuerdos y demoras en los pagos para poder afrontarlos con aquellos “activos disponibles”, cuando no realizando existencias o forzando más los plazos de cobro de clientes.

 En definitiva, que dentro de la relatividad de los valores expuestos para algunos de los indicadores señalados, siempre será una buena práctica de gestión comparar los de nuestra empresa, en concreto, con los expuestos más arriba y con los de otros valores medios del sector e, incluso, con los de nuestro ámbito geográfico de actividad. Existen publicaciones y estadísticas que reflejan algunos de estos tipos de datos y valores medios de indicadores de la gestión empresarial.

 

 
volver imprimir