PORTADA    ACTUALIDAD    DIRECCIÓN    ORGANIZACIÓN    RRHH    FINANZAS    PRODUCCIÓN    FISCALIDAD    NET    OCIO    CARTAS    DEBATES

   Noticias > producción

 
  ¿Que puede aportar una sección o departamento de métodos en una empresa?
16/09/2008


  La razón fundamental de la existencia de una sección o departamento de métodos en una empresa está e
La razón fundamental de la existencia de una sección o departamento de METODOS en una empresa está en la racionalización y simplificación del trabajo efectuado por sus empleados. Este es su territorio, el de su actividad. Lograr que el trabajo que cada operario o trabajador de la empresa se realice en las mejor forma y en las mejores condiciones.

Esto va a conllevar diversas directamente cuestiones tales como:

· Mejorar la situación y disposición del puesto de trabajo
· Hacer más racional ese puesto de trabajo
· Estudiar la forma en que el operario efectúa su trabajo.
· Observar los movimientos o pasos mejorables.
· Eliminar los que son inútiles, incorrectos y que producen pérdidas de tiempo.
· Racionalizar su proceso de trabajo
· Homogeneizar formas de trabajar de diferentes operarios que realizan el mismo trabajo.
· Considerar en todo caso las cuestiones de ergonomía.
· Analizar y medir tiempos de trabajo.
· Establecer tiempos de procesos.
· Enseñanza y formación a los operarios para mejorar su forma de trabajar.

Todo esto no constituye nada nuevo en el mundo de la empresa, ya que arranca desde los tiempos lejanos del taylorismo. Por tanto es algo que ya está muy rodado y existen muchos profesionales de esta materia. Pero es algo que está en evolución continuada al hilo de los avances tecnológicos y las nuevas herramientas de apoyo en el trabajo, en especial la informática y las telecomunicaciones.

Para poder evaluar el interés que para una empresa puede tener el dedicar a alguno o algunos de sus profesionales a una sección de METODOS, conviene conocer mejor como realizan su trabajo en este campo.

Este campo de los Métodos de trabajo, denominado en muchas empresas como METODOS Y TIEMPOS, tiene mucho que ver con la Ingeniería de Producción y con la Planificación del trabajo. Se mueve en ese terreno. Constituyen etapas de las técnicas de preparación del trabajo.

La ingeniería de producción ha de velar por establecer la forma y los medios a utilizar para la producción en la empresa, para la realización de cada trabajo. Pero esos medios y procedimientos se tienen que realizar, no de cualquier modo, sino siguiendo unos métodos estudiados y experimentados que llevarán a obtener la producción de la empresa en la forma más eficaz y con los costes más adecuados.

Este trabajo de los profesionales de Métodos se puede dividir en las siguientes fases:

· Análisis de los métodos seguidos
· Mejora de los métodos
· Normalización del proceso de trabajo
· Racionalización de los puestos de trabajo
· Estudio de movimientos
· Determinación y medida de tiempos
· Formación de los trabajadores

Para entender esto, nos vamos a ayudar de una experiencia personal, vivida por quien esto escribe hace algunos años y, por tanto, enteramente real.

Se trataba de una carpintería industrial que trabajaba, con una elevada producción, en la fabricación en madera de molduras, marcos de puertas, sobremarcos, tarimas, puertas y similares.

La maquinaria era moderna y de reciente compra formada por las habituales, sierras, cortadoras, lijadoras, molduradoras, fresadoras, taladros, prensa y otras necesarias para este tipo de fabricados.

Al iniciar mis visitas a la planta de fabricación de la carpintería, como nuevo Responsable máximo de Producción de la empresa, observé diversas cuestiones muy llamativas que realizaban los operarios.

Me centraré en un solo ejemplo. En una de aquellas lijadoras de la fábrica, el operario que la manejaba daba entrada en la máquina de forma continuada a largos tablones de madera, cortados previamente a la medida adecuada, por uno de sus extremos. Los tablones pasaban por la máquina que los lijaba perfectamente. Al final de su recorrido las tablas de madera iban cayendo, por el otro extremo, al suelo libremente. Posteriormente, debian de pasar a la máquina siguiente del proceso, ubicada unos metros más allá.

Por este motivo, cada cierto tiempo, el operario que trabajaba en la lijadora, detenía la máquina y pasaba a dedicar un cierto tiempo a recoger las tablas, de algo más de dos metros cada una, caidas irregularmente y apiladas junto a la máquina.

Estas tablas que estaban en mitad de un proceso de trabajo, se las encontraba entonces el operario irregularmente apiladas y entrelazadas por el suelo. Logicamente, esto requería por su parte un trabajo de retirada una a una y posterior colocación en un palé. Una vez que llenaba el palé debía de transportarlo con una carretila transpalet a la otra máquina que debía continuar el proceso.

Este ciclo de lijadora y retirada de tablas se iba sucediendo en el tiempo, siempre de la misma forma.

Una simple y rápida observación permitía percatarse de un fallo notable en el método de trabajo. Este fallo acarreaba una pérdida importante de tiempos que, naturalmente y aunque el operario no se percatase de ello, repercutía directa y negativamente sobre los costes de la fabricación de aquella tabla.

Es fácil captar que esa caida libre al suelo de las tablas que salían perfectamente alineadas de la lijadora, seguida del trabajo de recogida una a una de las tablas y colocación cuidadosa en un palé, debiendo de trabajar, además, en situación de agacharse continuamente, representaba un trabajo inútil y baldio.

Con independencia de otros aspectos del trabajo del operario en la lijadora, la simple observación del proceso descrito, nos llevó a pensar en el diseño inmediato de una mesa acoplada a continuación de la lijadora, a la salida de las tablas de la misma. No se trataba de una mesa cualquiera, sino provista de dos caidas inclinadas, con una cierta pendiente por la que, al entrar deslizándos en ellas las tablas, se iban colocando por si mismas unas junto a otras y en diferentes capas. Se colocó en la parte alta de la mesa un estante en el que se situó una flejadora y el fleje correspondiente, así como material identificativo del material. De este modo, cada cierto tiempo el operario de la lijadora, cuando la mesa estaba llena, daba unas vueltas de fleje para sujección de los paquetes formados y llamaba a un peón del taller para que los retirase. Este acudía con su transpalet y simplemente debía de colocar los paquetes formados sobre un palet de madera, procediendo así a vaciar la mesa de la lijadora y llevar a otra máquina los paquetes de tabla ya lijada.

¿Qué se ganaba con esto? Podemos resumir mucho la cuestión como sigue:

· La lijadora no detenía su trabajo y su marcha por esta operación.
· El operario de la lijadora, eliminaba importantes tiempos perdidos en la recogida y colocación de las tablas.
· Estas sufrían menos en la caida y posterior recogida del suelo.
· Se hacía la recogida de las tablas, automaticamente, al mismo tiempo que la lijadora trabajaba.
· Los movimientos de material por el taller los realizaba un peón y no un operario de categoría superior y logicamente de más coste salarial
· El coste de la mesa era muy bajo, siendo realizada en el mismo taller en muy poco tiempo.
· Sensibilizó al encargado de esa parte del taller y al operario correspondiente en lo que supone el ahorro de tiempos de fabricación.

En definitiva, se modificaba un método de trabajo que no era adecuado por otro que, sin incurrir practicamente en costes de preparación o inversión, permitía ahorrar tiempos de un operario del taller y de una máquina del mismo.

Es solo un ejemplo, extrapolable a fábricas y talleres en multitud de casos, de cómo la observación de donde trabaja y como lo hace cada operario de una empresa permite diseñar e implantar mejoras que representen ahorros de costes.

Con frecuencia, estas modificaciones serán sencillas, En ocasiones serán más complejas o requerirán inversiones de importancia. Siempre, logicamente, habrá de estarse a la comparación del coste- beneficio. Habrá de analizarse si cuesta más lo que se implanta que lo que se ahorra, pero esto con correctas consideraciones económicas a corto, medio y largo plazo.

El profesional que haya de dedicarse a estas funciones de METODOS deberá de reunir algunas condiciones personales y profesionales:

· Ser observador
· Tener espíritu de análisis de situaciones
· Tener capacidad de iniciativa
· Tener una aceptable visión espacial
· Conocer bien el trabajo de la empresa
· No ser amigo de la rutina
· Estar abierto a los cambios
· Tener una cierta preparación técnica
· Saber realizar o plantear bocetos y dibujos

A esto debemos añadir que las herramientas informáticas actuales permiten disponer de una ayuda muy importante para el diseño de soluciones, tanto en puestos de trabajo como en la realización de trabajos y procesos, por simples que estos sean. Por tanto, deberá manejarse bien en el uso de la informática y determinadas aplicaciones de software.

Como parte de su trabajo, el técnico de METODOS, deberá con frecuencia diseccionar o dividir el trabajo de cada operario en movimientos elementales. Es la observación de cada uno de estos y la forma de efectuarlos la que pone en la pista, con frecuencia, de posibilidades de mejora. Es el ejemplo clásico expuesto en libros y manuales de la forma de coger una caja de una estantería, por ejemplo, ponerla en el suelo y posteriormente pasarla a otro lugar. Cada persolna es capaz de hacerlo de una forma diferente. Pero unas son más rápidas y eficaces que otras, cansan menos o son más adecuadas para la salud y para el cuerpo del trabajador.

Otra faceta importante de METODOS es la medida y determinación de tiempos de trabajo. Normalmente se realiza mediante técnicas de cronometraje de las diferentes operaciones o movimientos en que se descompone un trabajo o un proceso. Permite racionalizar mejor movimientos, puestos de trabajo y procesos con el consiguiente ahorro en los costes.

La racionalización, tras el estudio correspondiente, de los puestos de trabajo es una faceta muy importante del trabajo de METODOS. Una gran parte de los puestos de trabajo de muchas empresas y de múltiples sectores no están bien diseñados o simplemente lo están mal. Mal en el aspecto técnico, en el ergonómico o propician pérdidas de tiempos y movimientos inútiles que sumados, uno a uno, pueden suponer bastante en los costes.

Finalmente, es evidente que tras efectuar cambios y modificaciones en los procesos de trabajo individuales y colectivos en una empresa, por parte de técnicos de METODOS, se hace preciso impartir sesiones formativas para el personal afectado, con el fin de que conozcan y se adapten a los mismos en el menor tiempo posible y con eficacia.

Con todo lo anterior, la gerencia o dirección de una empresa debería plantearse si este puesto técnico o sección de METODOS podría aportar o no resultados aceptables. La experiencia demuestra que, con frecuencia, los beneficios obtenidos a medio plazo, si se eligen las personas adecuadas, superan a los costes. Es frecuente, además, reconvertir para este trabajo a algún profesional que trabaja ya en la empresa. Esta es una buena solución si tiene el perfil que hemos reseñado antes.

Elegir esta solución es, en muchas ocasiones, una forma de romper con la rutina y con las costumbres adquirida en las que abundan muchas veces malos hábitos de trabajo. Y claro está, ningun indicador económico, suele estar detectanto esto. Solamente la comparación de costes con la competencia o la existencia de rechazos, fallos de fabricación o devoluciones de clientes lo pueden poner de manifiesto con claridad.

En definitiva, se trata de un tema a estudiar en cuanto a su oportunidad en afrontarlo, en muchas empresas medianas y pequeñas españolas. Las grandes ya suelen tener esto resuelto en la mayoría de los casos.

Manuel D. Aledo

Consultor de “Dyal Quality” ®

(comentar noticia)
 
 








NOTICIAS RELACIONADAS
 
No se ha encontrado ninguna noticia relacionada.

 
 

MÁS NOTICIAS
 
DIRECCIóN
19/09/2011
Cómo ser más competitivos: ejemplo práctico

RRHH
14/03/2011
Valoración de nuestro cuestionario de estimación de la capacidad de liderazgo

RRHH
28/02/2011
Cuestionario test de estimación de la capacidad de liderazgo

DIRECCIóN
08/02/2011
El gerente y la creatividad

FINANZAS
25/01/2011
¿Cómo aplicar la Ley de lucha contra la morosidad?

NET
12/01/2011
Gerenteweb.com, ahora en Facebook

DIRECCIóN
23/12/2010
La negociación en la empresa

 
 
GerenteWeb.com es una publicación ideada por Dyal  

Contacto | Nota legal | Quiénes somos | Publicidad

© GerenteWeb.com